[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]
 

ESCOGIENDO COLOR DEL MANTO PARA LA VIRGEN

02 Nov ESCOGIENDO COLOR DEL MANTO PARA LA VIRGEN

Las telas tradicionales son también adecuadas para confeccionar un manto para la Virgen o para vestir cualquier otra imagen religiosa.

La devoción popular hace que no pocas personas se decidan también en algún momento a regalar un tejido con el que vestir una imagen de la Virgen con ocasión de una promesa cumplida o de una celebración religiosa.

Con esta entrada iniciamos en Álvaro Moliner una serie de consejos clave para la no siempre fácil tarea de elegir este tipo de vestimentas tradicionales para uso religioso.

Virgen de los Desamparados. Anónimo s. XVIII. Talla Policromada. Imagen de Vestir. MUMA (Valencia)

 

Consejos generales

Un consejo básico cuando nos disponemos a escoger tela para una Virgen es asesorarnos sobre las costumbres del templo o lugar donde se ubique la imagen.

Otros condicionantes a tener en cuenta a la hora de escoger un manto para la Virgen son: La concreta advocación mariana a la que pretendemos agasajar con un manto, y también el tiempo litúrgico o festividad en la que preveamos que la imagen de la Virgen luzca su manto.

Teniendo en cuenta lo anterior, las siguientes indicaciones pueden ayudarnos con carácter general para escoger el manto de nuestra Virgen:

 

El color del manto para la Virgen

Los colores de las telas para uso religioso están sujetas a un simbolismo. Conviene conocer qué significa cada color, y no sujetarnos exclusivamente a las preferencias personales.

En este sentido, el manto y la túnica de la Virgen pueden ser:

Manto de la Virgen en VERDE: Se asocia a la naturaleza y a la renovación. Es por ello que se utiliza para significar la esperanza y el amor que se inicia. Representa a María como Reina de la Creación.

Manto de la Virgen ROJO: Es el color de la sangre y del fuego, por lo que se relaciona con los mártires y por extensión con el altruismo, el sacrificio y el amor incondicional. Representa a María como Madre de la Iglesia.

Manto de la Virgen MORADO: Tradicionalmente este color se reserva para las altas dignidades. También para los tiempos litúrgicos relacionados con la preparación ante el dolor. Representa a la Virgen durante la Pasión.

Manto de la Virgen en ORO: Asociado a la divinidad. Normalmente se combina con el negro para resaltarlo.

Manto de la Virgen NEGRO: Utilizado para duelo. Representa a la Virgen Dolorosa ante la muerte de su Hijo.

Manto de la Virgen en MARRÓN: El marrón es el color de la tierra. En la simbología mariana se asocia más concretamente a la tierra arada, como un campo donde fructificará la semilla. Propio también de la Virgen del Carmen.

Manto de la Virgen BLANCO: El blanco es el color de la luz, y del carácter virginal de María. El blanco siempre está presente en alguno de los elementos de una imagen de la Virgen. Propio de la advocación de la Virgen de la Paz.

Manto de la Virgen en AZUL: Es el color más habitual en los mantos de la Virgen. Representa en los países hispanos la pureza. También se asocia al cielo y al vínculo de María con la divinidad.

Telas para uso religioso. Fuente: Clientes de Álvaro Moliner.

 

Un apunte histórico

Hemos de tener en cuenta que en los tiempos del esplendor de la seda en Valencia (siglos XVIII y XIX) una gran parte de la producción de telas se destinaba a ornamentos religiosos.

A ello debemos sumarle que gran parte de los motivos de las telas tradicionales se reproducen a partir de antiguas piezas de uso religioso que se han conservado hasta nuestros días, como capas pluviales, mantos de Virgen, o tejidos para altares.

Por tanto, no es extraño que hoy en día las telas usadas para indumentaria tradicional regresen a su legítima función de vestir las devociones tradicionales de nuestros pueblos y ciudades.

No Comments

Post A Comment